fbpx
was successfully added to your cart.

Carrito

Debate con el fanatismo

By 30 noviembre, 2019Reflexiones

Cuando la pasión triunfa sobre la razón y dicha pasión nos lleva a defender ciegamente a una persona, doctrina o creencia nos encontramos ante una especie de patología psicológica llamada fanatismo.

El debate con un fanático comienza desde la burla, se va a burlar de ti, porque te considera un ignorante, ya que tú no adhieres a una creencia o doctrina o forma de pensar que para él es tan evidente como que necesitas aire para respirar.

Si no piensas como él eres un idiota o un ignorante, y por eso no piensas como él. Porque el fanático cree haber encontrado la verdad absoluta contra la que no se puede refutar y su cerebro está tan cerrado que se programa para rechazar todo aquello que no concuerde con esa verdad absoluta.

Como la idea única es de él y esa idea no se puede discutir, entonces todo lo que no sea esa idea es estupidez o ignorancia. De esta manera se siente agraviado cuando se lo contradice y genera un discurso violento, al no poder comprender cómo las otras personas no pueden ver esa verdad que él ha descubierto.

Debatir con un fanático es una pérdida de tiempo innecesaria, no te conducirá a nada y cada una de las partes intervinientes en la discusión se irá más convencida que antes acerca que tenía la razón.

El fanatismo profundo se da en el marco de una doctrina o institución en la cual el fanático ha encontrado «La luz» «La verdad absoluta» por esto mismo es que en general los fanáticos son políticos o religiosos, ya que estas tienen una maquinaria elaborada de captación de fieles, lavado de cerebro (en algunos casos), fomento del proselitismo, etc. El fanático se identifica de tal manera con este medio que no concibe otra forma de pensar que a la que ha adherido.

El fanático se caracteriza básicamente por:

  • Falta de cuestionamiento hacia la doctrina, institución o líderes.
  • Rechazo e incluso odio hacia formas de pensar diferentes.
  • Concepción del que piensa diferente como «enemigo».
  • Sesgo de confirmación.
  • Anulación de ideas propias, reemplazadas por guiones concebidos como irrefutables.
  • Admiración absoluta hacia la institución o líder al punto de no concebir que este pueda equivocarse.
  • Falta de objetividad  al analizar situaciones que tengan que ver con la institución a la que defienden.
  • Autoritarismo y absolutismo en sus expresiones.
  • Intolerancia a expresiones contrarias o que no estén en acuerdo con sus creencias.
nicoquindt

Author nicoquindt

More posts by nicoquindt

Leave a Reply