fbpx
was successfully added to your cart.

Carrito

Inteligencia emocional: Cómo lograr un Amor inteligente

Deteriorando nuestras relaciones

Comienza una relación con una serie de momentos mágicos que se van sucediendo y perdiendo fuerza a medida que el conocimiento avanza. El ritmo acelerado de la información fomenta la disminución del periodo de conocimiento del compañero sentimental. Los avances psiquiátricos y psicológicos, así también como la evolución de la inteligencia del ser humano, nos permite conocer o hacer salir a la luz, aspectos de las personas que antes se prolongaban intensamente o se podían mantener ocultos.

Así, el 96% de las relaciones de pareja son conflictivas y casi un 70% de las relaciones que se inician, terminan antes del año…

En la cultura que estamos experimentando todos los mensajes que recibimos nos indican alcanzar, obtener, llegar y lograr. Nuestra negación a dar es lo que nos aparta de la expresión más rentable en materia afectiva, ya que los intercambios siempre se miden en base a lo que uno espera y no a lo que el otro está dispuesto a entregar. Sin embargo, solo la improductividad toma el dar como un empobrecimiento, como una privación o una debilidad, para la personalidad productiva, en la acción de dar se expresa la vitalidad, la potencia: “doy porque tengo; doy porque puedo dar”.

Estamos atravesando una etapa sombría para las relaciones humanas, años atrás la opción más viable o la tendencia, era salir de la casa de los padres para ir a vivir en pareja, hoy en día la tendencia es ir a vivir solos.

Desencuentros, competencia, asperezas, enfrentamientos y rencores: esos son los sentimientos más comunes entre dos personas por estos días.

Los principales mediadores no son los amigos que los conectan o los psicólogos que los ayudan a seguir juntos, sino los abogados que los separan.

Desde la etapa del descubrimiento, que es el de mayor intensidad durante las primeras citas, donde se encierran todo tipo de expectativas, donde la imaginación es volátil y las sensaciones son tan vívidas como todo el periodo de enamoramiento. Hasta la etapa de las especulaciones, donde comienza a deshilacharse la relación en suposiciones de las conveniencias y los juegos de poder, de tirar y aflojar, que desgastan a la pareja. Se especula en cuanto a cómo se comportará como padre o madre, o qué cantidad de dinero ganará y cuánto obtendré con el divorcio.

De manera casi consecutiva se inicia la etapa de la idealización, cuando comenzamos a adherir a nuestra pareja cualidades que no le son propias, sino que nosotros quisiéramos que posea.

Más tarde con el correr del tiempo, se impone la etapa del acostumbramiento, va desapareciendo la pasión y se forja el aburrimiento otorgado por una rutina poco imaginativa. Y allí se llega al final, entre infidelidades, apatía absoluta y una guerra sin tregua.

La competencia por quién gana más, o por quién siente menos, ya que quien siente menos maneja la relación, termina con el amor.

Ya no se discute para aprender algo nuevo o para intercambiar opiniones, sino para ver quién gana la discusión. Y el ego se levanta victorioso sobre las ruinas de una relación destruida, que llegó en caída libre hasta un final desolador.

Algunos buscan afuera lo que les falta adentro, y culpan a su pareja de la infelicidad, comienzan a ver a otras personas y a los pocos años están de nuevo en la misma situación, preguntándose cuándo encontrarán a la pareja adecuada. Sin darse cuenta de que la clave no es encontrar a la persona adecuada, sino aprender a amar a la persona encontrada.

Del Libro Amor inteligente. Aplicando la inteligencia emocional a las relaciones – Nico Quindt

nicoquindt

Author nicoquindt

More posts by nicoquindt

Leave a Reply